Enclavado al oeste de los Valles Calchaquíes, Cachi es un bello poblado situado a 2200 m.s.n.m a unos 158 km. de la ciudad de Salta. Cachi es un lugar para admirar la naturaleza y el señorío colonial de mediados del siglo XVIII. El pueblo de Cachi esta rodeado de montañas y verdes impactantes, que hacen que nuestras miradas se pierdan en la inmensidad admirando a los lejos el Nevado de Cachi. La excursión a Cachi, sale temprano en la mañana salimos de la ciudad hacia Cachi, donde recorremos parte del Valle de Lerma con pueblos de siglos atrás que van creciendo día a día pero que mantienen su estructura y su forma.

Vamos entrando a la Quebrada de Escoipe en nuestro camino a Cachi y se van descubriendo esas montañas de verde y piedra que van cerrando nuestro camino y que nos dejan sin respiración al ver nuestra ruta, pero de un segundo a otro en la ruta a Cachi, el desierto va ganándole a la Selva y en nuestro viaje a Cachi vamos descubriendo montañas cubierta de piedras y arena colorada donde el verde Cactus aparece en el camino para así llegar al Valle Encantado puerta del Parque Nacional los Cardones que es quien nos acompaña en nuestro tramo final a Cachi, donde el punto más alto del recorrido a Cachi se encuentra en Piedra del Molino a 3400 m.s.n.m. donde vemos las últimas montañas verdes, las cuales están bañadas de pequeños ríos, para así meternos en el desierto del Parque y llegar a la Recta de Tin Tin donde a cada lado del camino nuestra vista se pierde a lo lejos y lo único que vemos son cardones verdes y amarillos que se mimetizan con el paisaje y algunos animales.

Pocos kilómetros antes de llegar a Cachi pasamos por el pueblito de Payogasta hasta llegar a nuestro destino final; el pueblo de Cachi, nombre que en quechua significa “sal” porque los nativos habían confundido la cumbre del Nevado con una salina.

Al llegar a Cachi nuestras miradas se centran en esa hermosa plaza de piedra y donde la Iglesia con sus tres campanas invitan a conocerla por dentro y agradecer el estar ahí. Caminamos Cachi en esas calles de piedra de diferentes alturas rodeadas de puntas de montañas que hacen constantemente mirar ese cielo celeste que vamos a recordar cada vez que pensemos en Cachi.